¿Quieres conocernos? Encuéntrenos aquí

Puerta del Sol 36, Las Condes, Santiago

Lunes - Viernes (08:00 a 20:00)
Sábados (08:30 a 13:30)

Adulto Mayor cuidemos su visión

Adulto Mayor cuidemos su visión

Adulto Mayor cuidemos su visión

Una de las grandes complicaciones cuando se llega a esta edad, son los problemas visuales, por
ello la importancia de tomar ciertas medidas de autocuidado, como también comenzar a
visitar periódicamente a un especialista en ésta área.
Para comenzar con estos cuidados, el doctor Juan Pablo Cavada, Director Médico de Clínica
Puerta del Sol, señala lo siguiente, “no hay mejor forma de prevención de las patologías
visuales en los adultos mayores, que visitar regularmente a un oftalmólogo para realizarse
controles periódicos, tengan o no síntomas de alguna dolencia”.
Además, es importante seguir ciertos consejos para poder mantener una vista saludable como,
“ tener una buena alimentación, cuidar las patologías crónicas que padecen, como
hipertensión, diabetes u otras”, señala el Doctor Cavada.
Con la llegada de la primavera también comienza el sol a retomar su luminosidad, por eso el
especialista aconseja evitar la exposición prolongada al sol y usar anteojos con filtros UV para
una protección adecuada, evitar la compra de lentes de sol en lugares no establecidos, ya que
no cuentan con las certificaciones necesarias para proteger nuestros ojos.

Cuáles son las enfermedades más comunes que aparecen en la Tercera Edad

Las enfermedades más comunes que aparecen son tres, Catarata, Glaucoma y Maculopatía
relacionada a la edad. Si son diagnosticadas y tratadas a tiempo tienen tratamiento se podrá
evitar secuelas mas graves, por eso la importancia de consultar oportunamente al oftalmólogo.

Catarata

Afecta principalmente a personas mayores de 55 años, aunque puede aparecer en cualquier
etapa de la vida. La catarata puede ser desde leve a muy severa y ésta puede afectar cada ojo
de manera parcial o total. Según estudios el 50% de la población a los 80 años presenta
cataratas, por eso la importancia de mantener controles periódicos para detectarlas
oportunamente, idealmente antes de que estén avanzadas. El doctor Cavada explica que no
todos presentan los mismos síntomas, aun cuando los más comunes son “ver como a través
de humo o sencillamente ven borroso, les cuesta distinguir las caras de las personas o las
facciones, les cuesta ver de noche, y otros dicen que les cuesta leer mucho”.

Glaucoma

Esta enfermedad es la segunda causa mundial de ceguera y la padece entre 1-3% de la
población mayor de 40 años en la actualidad .Se estima que para el año 2020 serían más de 11
millones de personas las afectadas por ella. Se caracteriza por ser progresiva y no da ningún
síntoma hasta ser avanzada. Existen distintos tipos de glaucoma, y si bien muchas veces no se
puede prevenir su aparición, pero sí detener su avance en la mayoría de los casos. El doctor
Cavada explica que esta enfermedad se trata de “una neuropatía óptica o daño progresivo del
nervio óptico que está relacionada con el aumento de la presión ocular, no obstante existen
otros factores que contribuyen a su desarrollo. Puede manifestarse de distintas maneras: el
tipo más común es el denominado de ángulo abierto. Otros tipos son: el congénito; de baja
tensión o de tensión normal: y el de ángulo estrecho.

Maculopatía
Esta enfermedad afecta principalmente a mayores de 60 años en países industrializados y es la
segunda causa de ceguera irreversible en adultos mayores en países desarrollados. Se estima
que el número de personas afectadas por ella se duplique para el año 2050 debido al
envejecimiento de la población en el planeta. El especialista de Clínica Puerta del Sol explica
“que es un enfermedad degenerativa progresiva que afecta la mácula, que es la zona central
del ojo, y que permite ver los detalles finos y pequeños, como por ejemplo leer, reconocer
caras, enhebrar una aguja o conducir, y puede produce visión distorsionada , llamada
“metamorfopsia” como otro de sus síntomas. Algunos factores que agravan esta enfermedad
son el tabaquismo, la exposición prolongada a radiación solar, hipertensión arterial y una dieta
baja en vitaminas y antioxidantes.
Por eso, se recomienda realizar controles periódicos a un oftalmólogo, estar atento a una
pérdida visual progresiva, que en los casos graves puede ser muy rápido (en horas o días) para
estimular a una consulta rápida al oftalmólogo y así permitirle un diagnostico oportuno, y el
tratamiento adecuado. Este q a veces consiste en una inyección dentro del ojo de un fármaco
que inhibe a los vasos sanguíneos (antiVEFG), que pueden evitar o reducir el riesgo de una
secuela visual muy grave.
Si presenta alguna de estas patologías o síntomas, no dudes en contactarnos, agendar su hora
y permitirle a uno de nuestros especialistas realizar un examen completo , antes que la
enfermedad siga avanzando. Somos Puerta del Sol, Visión de Confianza.